Valores

Valores en el trabajo cotidiano

Todos los que trabajan y colaboran en Cáritas han de manifestar un espíritu de trabajo coherente con la identidad y funciones permanentes de la institución. Esta ética de trabajo identificará a todos los miembros de Cáritas en su actuación, y será criterio fundamental de la evaluación de su trabajo.

  1. Cercanía y empatía con los pobres y respeto a su propia capacidad y vocación de desarrollo.

  2. Disciplina personal en el compromiso con la institución para evitar las asechanzas de una burocratización.

  3. Profesionalizar y tecnificar el servicio caritativo sin que se ignore el espíritu Caritas.

  4. Sencillez y desapego a los criterios mundanos del poder y actitud invariable de servicio para todos, sea hacia dentro de la propia organización como hacia la Iglesia y las personas y sociedad.

  5. Pertenencia a una institución que genera una comunidad de trabajo donde se aprende cotidianamente a compartir con los demás respetuosa y fraternalmente, y no somos una entidad que sólo canaliza recursos.

  6. Autenticidad y transparencia en lo que somos y hacemos a favor de los demás.

  7. Profundidad en el trabajo caritativo, sabiendo que su motivación más honda proviene de Dios y a través del hermano, a Dios regresa.

  8. El trabajo, por más sencillo que sea, se debe de hacer cuidadosamente en favor de los demás y de los pobres.

  9. En nombre de la caridad, el trabajo o colaboración deben ser hechos con eficacia y excelencia

  10. El trabajo o colaboración como una oportunidad laboral y de colaboración que retribuye personalmente en el ser mismo por optar por la justicia y el servicio fraternal a los demás.